domingo, 1 de marzo de 2015

Asalto


No hay odisea mayor
que asaltar la casa de un escritor,
porque tienes que escalar
montañas de manuscritos,
que al rozarlos,
se ponen todos de pico,
y te ves envuelto en  alas
que resbalan
en el río de sus escritos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada